Inicio

Biografía

Libros

Contacto

 

DOLOR EN VERSOS LIBRES


Hoy, desde mi tierra desvanecida,

miro con dolor la realidad inestable, prisionera y cruel.

 

Una realidad que se detiene en el tiempo,

con toda su desgracia marchita, a la luz, del aquí sin ahora.

 

Dolor en versos libres, pero sin libertad…

 

Versos para la muerte, desde la vida.

Versos hambrientos, hurgando en la basura.

Versos abatidos, en cada calle.

Versos en tiranía, buscando libertad…

Versos libres con valentía: ¡más allá de la opresión!

Versos libres y libertarios en el ahora…

 

Versos que en el dolor, florecen desde cada palabra,

Y en cada palabra…

 

Y, sobre todo: Para cada palabra.

 

Versos de dolor, que relatan la angustia de todos;

aún de quienes, sin voz, gritan con el corazón…

 

No son versos comunes, ni cotidianos,

y mucho menos, cobardes o serviles…

 

¡Versos libres! En el dolor que florece desde el alma…

Y para el alma…

 

Hoy en la mirada, no sé si valiente o impulsiva,

veo el dolor que se grita, desde cada uno de mis versos…

 

Aquí solo hay versos, en medio del dolor

que parece infinito, insostenible e incalculable.

 

Versos de paz, en plena lucha por una libertad consumida…

 

Mis versos, son y serán libres en contenido y sentimiento,

porque gritan sin miedo, hasta el final…

 

No temo a tiranía alguna, porque las palabras sinceras,

son más fuertes que la opresión.

 

No puedo perder, lo que nunca tuve,

ni ganar, lo que no me pertenece,

y mis versos, sinceramente lo saben…

 

No ruego por miserias, ni mis palabras se hincan

ante migajas…

 

Solo hay dolor en mi pecho…

 

Dolor que exhala en cada palabra,

convertida en una fuerte frase…

 

Mis versos muestran una verdad, prisionera del dolor,

pero rebelde en convicción.

 

¡Quiero gritar! Aun cuando a cada minuto,

mi tierra poco a poco, pierde su voz,

y mis hermanos sus sueños.

 

Quiero ser libre como mis versos,

más allá del tiempo, que se congeló en la miseria.

 

Más allá de esta vida, desposeída de todo

y colmada de nada.

Quiero una casa alegre, donde el trabajo y el bien,

marquen los sueños con voluntad.

Sin mendrugos cayendo a mi alrededor…

 

Quiero que mi gran casa, esa donde todos cabíamos,

Más allá de las diferencias o colores,

Vuelva a ser de todos.

 

¡Y no del extraño!

Que ni su sangre, brotó de la tierra,

que con dolor: ¡Nos ha parido a todos!

 

Tierra bendita, hoy marchita y moribunda…

Presa del dolor:

dolor ajeno, y dolor propio,

en mis versos y de otros…

 

Hoy te abres camino a la libertad.

más allá de la nada, que atormenta tu presente.

 

Dolor, dolor, dolor…

En versos libres.

 

Dolor de antes, que se agotó…

Dolor del presente, que destroza…

Dolor de un mañana, que se niega a llegar,

como si la vida, se hubiese congelado en el tiempo,

en la expresión de cada una de las miserias liberadas…

 

Dolor en versos libres...

 

Aún, esperando su libertad, en la oscura mazmorra,

que la inconsciencia pueblerina, le regaló con indolencia…

 

Dolor marcado en la piel de los castigados,

por los azotes de un amo cruel y egoísta…

 

Dolor de la indolencia y la miseria que recorre,

esas venas de concreto:

cada mañana, cada tarde y cada noche…

 

Dolor vacío, en cada estómago retorcido,

que deambula en las oscuras calles,

sin encontrar: lo que un día fue…

 

Dolor en versos libres…

En las ideas que son libres: ¡más allá de la palabra!

y lamentablemente, cercanas a la realidad.

 

Dolor en versos libres…

 

De aquel niño que llora sin una gota de leche,

y de la madre que llora sin hijo…

Dolor del mendigo y del que no lo era,

en disputas de basurero…

 

Dolor en camas de hospital, y fuera de ellas…

¡Esperando su turno!

Dolor en las miradas sabias,

de aquellos humildes dueños de los años.

¡Esperando la hora!

En compañía de su agonía…

 

Dolor en cada espacio de la vida y fuera de ella,

dolor en cada segundo de los días:

es el dolor de una cruel dictadura…

 

Dolor, dolor, y aún, más dolor…

 

Se libera desde la profundidad de las penas,

mías y de otros,

tuyas y de todos…

 

Dolor en versos libres…

Se marchita en la agonía eterna,

de una muerte aletargada.

 

Dolor prisionero que ha dejado cicatrices,

y marcas en la piel de esta tierra.

 

Dolor…

 

Que retuerces, la fe de los devotos.

Que carcomes, el alma de los oprimidos.

Hoy en cada palabra, y cada frase…

Digo al mundo sin miedos, que en esta tierra

solo habita:

¡El dolor en versos libres!

 

Clamando al mañana:

 

Justicia - Libertad - Sabiduría.
¡Que la paz sea con todos!

DESDE SIEMPRE Y PARA SIEMPRE:

—Libertad o Nada—.

 

Autor: Aleph Dáath, 2018.

 
 

Redes Sociales

 
"La sabiduría no es otra cosa que vivir el conocimiento, para comprenderlo a la luz de la conciencia".
Aleph Dáath, 2015.
   
Copyright © 2016-2019. Aleph Dáath. Todos los Derechos Reservados.
Desarrollado por: Editorial Alfonso Arena, F. P.